Iniciar sesión

La sostenibilidad del SNS pasa por las e-health y m-health

  • Todos
LA TECNOLOGÍA COMO HERRAMIENTA DE GESTIÓN Y EFICIENCIA
 
Los expertos defienden la aplicación a la sanidad de los avances en comunicación e información

Carlos Cristóbal / Imagen: Pablo Eguizábal / Adrián Conde. Madrid
La revolución de la información y las comunicaciones también tiene su espacio en el ámbito sanitario. Si bien es cierto que no se ha desarrollado a la misma velocidad que en otros campos, también lo es que ya está aquí y que el abanico de posibilidades que ofrece a través de la e-Health y la m-Health resulta amplio y muy interesante. En torno a este tema ha girado el debate ‘e-Health y m-Health: las tecnologías al servicio de la salud’, celebrado en los estudios de Sanitaria 2000 con el patrocinio del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS). En él, expertos en la materia de diferentes ámbitos han mostrado su opinión sobre una tecnología cuyos beneficios sobrepasan lo económico para llegar a una atención de mayor calidad.

image

Los protagonistas del debate sobre la e-Health y la m-Health: Manuel Vilches, director del Hospital Nisa Pardo de Aravaca y vocal del IDIS; Ignacio Ayerdi, consejero de Philips Cuidado de la Salud; Pedro Díaz, director corporativo de e-Health de Sanitas; Ángel Blanco, director de Organización y Procesos de Capio Sanidad; y Juan Antonio Beceiro, director de Marketing y Desarrollo de Negocio para España y Portugal de General Electric.

Ignacio Ayerdi, consejero de Philips Cuidado de la Salud: Creo que hay un consenso generalizado en el mundo occidental a la hora de indicar que los sistemas sanitarios necesitan una transformación radical. Han cumplido con mucho éxito a la hora de cuidar al paciente agudo, por eso vemos cómo la expectativa de vida ha crecido de forma significativa en los últimos años. Hay muchos expertos que sostienen que el ingrediente que más ha contribuido a ello en las dos últimas décadas ha sido la tecnología sanitaria. Fruto de ese éxito y de que la demografía nos indica que la esperanza de vida va a ser mucho más alta, se ha producido un incremento del gasto sanitario que lo hace financieramente insostenible. El debate es cómo abordar esa transformación con éxito, de manera que no perdamos calidad pero con un coste que sea asumible. En ese sentido, creo que la tecnología en general, y en particular la de la información y la comunicación, tienen un papel protagonista que jugar.

Manuel Vilches, director del Hospital Nisa Pardo de Aravaca y vocal del IDIS: La experiencia que estamos teniendo nos está transmitiendo una serie de informaciones que nos están dejando gratamente sorprendidos. Creo que estamos jugando en dos líneas. En primer lugar está la de los crónicos y cómo tenerlos más controlados o mejor tratados; y otra para dar un servicio en base a estas tecnologías, que es lo que la gente está demandando. En nuestro caso, en menos de un año tenemos más de 700 familias que voluntariamente se han inscrito. Empezamos por sugerir que debían darnos alguna información, que el médico la necesita. Y que ellos, proactivamente, podían proporcionarla entrando en la aplicación.

Ignacio Ayerdi advierte de la importancia que tiene la tecnología en el ámbito sanitario.

Manuel Vilches, satisfecho por la aceptación de las nuevas aplicaciones por parte de los pacientes.

Ángel Blanco, director de Organización y Procesos de Capio Sanidad: Para que un paciente tenga acceso a su información clínica hay miles de herramientas que lo pueden hacer. Buscaremos después cómo se va estandarizando, pero si intentamos ponernos todos de acuerdo en qué es lo esencial y cuál es el mejor modelo, es muy complicado. Si nos empeñamos en herramientas precisas, específicas y avanzadísimas que pongan cosas a disposición de los clientes seguiremos en la eterna lucha. Yo lo concentraría en hacer lo que se hace en el entorno de la vida cotidiana. Hay una herramienta, internet, que permite colgar cualquier cosa que se desee. Demos un paso sobre eso al paso siguiente, pero no esperemos a tener un consenso porque entonces nunca haremos nada.

Juan Antonio Beceiro, director de Marketing y Desarrollo de Negocio para España y Portugal de General Electric: Creo que hay que distinguir los perfiles de pacientes y ciudadanos más jóvenes, acostumbrados a la tecnología y a la gran masa envejecida; y gente de 50 o más años, a la que ese cambio cultural le va a resultar más complicado y a largo plazo. Como en otras cosas en la vida, se necesita un cambio regeneracional. Yo veo dos mundos diferenciados, y en uno de ellos veo muy difícil que tome conciencia de la importancia de convertirse en protagonista durante los próximos cinco años.  En cambio, veo una masa importante de gente que ha probado y a la que le gusta. Eso tiene valor porque esa provisión de la salud no queda en manos de un tercero.

Pedro Díaz, director corporativo de e-Health de Sanitas: En Sanitas, nuestra visión es intentar que los profesionales utilicen estas cosas en su beneficio, tanto en lo profesional como en lo personal. Creemos que la adopción de la tecnología hay que hacerla de su mano. Como ejemplo tenemos un servicio de videoconsulta para ginecología y pediatría. Básicamente consiste en que si el paciente no puede venir o no es necesario que esté allí, se hace de forma virtual. Nos hemos sentado con los médicos y les hemos explicado cómo debería funcionar, y  trabajando juntos hemos encontrado una acogida muy buena porque lo consideran una herramienta útil en su práctica diaria. Cuando los médicos detectan que un seguimiento se puede hacer por este servicio de videoconsulta se lo proponen al paciente. Así, pacientes en viajes de negocios pueden seguir con su tratamiento a través de visitas virtuales, por ejemplo. Creo que ese es el camino.

Ángel Blanco apuesta por la sencillez como valor a tener más en cuenta a la hora de implantar la e-Health.

Juan Antonio Beceiro pide una política común sobre e-Health y m-Health.

RONDA DE CONCLUSIONES:

Pedro Díaz: Gracias al e-Health y al m-Health, la salud será una cosa más de pacientes que de médicos. Eso se concreta en algunos ejemplos. Las personas podemos pedir cita on-line, tener consultas on-line con nuestros médicos, todos tendremos una carpeta de salud que estará en la nube e integrará toda la información médica de nuestra historia tanto si se ha generado en la sanidad pública como en la privada y nos permitirá compartir esta información con los médicos u otras personas en función de nuestras necesidades. Para colectivos concretos existirán aplicaciones concretas y toda esta interacción se realizará a través de una multitud de dispositivos. Hoy conocemos algunas, pero dentro de cinco años no tendremos ni idea de lo que será, aunque el concepto sea el mismo. De esta forma conseguiremos que las personas vivan unas vidas más largas, más sanas y más felices. Puedo parecer un provocador por decir estas cosas, pero lo hago con conocimiento de causa porque todas estas cosas ya son una realidad en Sanitas y están a la disposición de nuestros clientes, con lo cual el futuro está más cerca de lo que creemos.

image

Los componentes de la mesa, durante un momento del debate.

Juan Antonio Beceiro: La e-Health es un elemento transformador increíble y en este momento lo necesitamos. Es insostenible la provisión en la mayoría de los países occidentales y el cambio tiene que ir acompañado de las tecnologías que propone la e-Health, con un paciente más involucrado y una dinámica de sencillez en el uso de las aplicaciones. Necesitamos el mayor consenso político y gestor para unir los planes de e-Health con los planes de crónicos porque es una oportunidad irrepetible y si se nos pasa el tren vamos a tener un gran problema y la sanidad va a salir del estado de bienestar. Yo soy optimista y, aunque no sé en cuantos años, estoy seguro de que se va a hacer algo potente.

Ángel Blanco: Está claro que el hospital como edificio pierde protagonismo y que vamos de un concepto de edificios a un concepto de servicios. Unos servicios no-presenciales y que ni siquiera tienen que ser on-line. Pasamos de la concentración del saber dentro del edificio a algo que está más difuso.

También me gustaría hacer un apunte referente a la relación entre los profesionales. Hay un tipo de paciente que tiene un protagonismo pero no lo puede ejercer tanto en circunstancias de inferioridad de condiciones. En ese sentido, en Capio hemos empezado a monitorizar pacientes con infarto desde la ambulancia, de manera que tenga un diagnóstico mucho antes de llegar a la urgencia o ni siquiera tenga que pasar por ellas en caso de necesidad.

Manuel Vilches: El futuro está aquí. En nuestro hospital, ahora mismo los pediatras llevan una tablet y están donde quieren, pudiendo comunicarse con sus pacientes en la urgencia. Los pacientes no solo lo han recibido bien, sino incluso demasiado. Esto está funcionando, a pesar de que somos una unidad pequeña. Nuestra intención desde IDIS es seguir ofreciéndonos a la colaboración máxima con todas las organizaciones del país para que consigamos desarrollar esto de la mejor, más rápida y más eficiente manera para aprovecharnos cuanto antes de sus beneficios. Además, nuestros pacientes estarán mejor tratados y nuestros profesionales más contentos, con la consiguiente mejora del sistema. Debemos aprovechar esta oportunidad. Se acabó el hospital como centro, habrá que ponerlo allí donde esté el paciente. Hay que trabajar mucho, pero el futuro ya está aquí.

Pedro Díaz Yuste estima en cinco años la explosión de la e-Health.

Ignacio Ayerdi: Es importantísimo que como ciudadanos estemos concienciados de que la salud es lo más importante que tenemos y que seguramente somos el mejor médico de cabecera de nosotros mismos. Las nuevas tecnologías van a facilitar que sea así, pero sigo pensando que va a hacer falta un esfuerzo importante de pedagogía y que lo llevemos de tal manera que el ciudadano lo metabolice. Otra cosa que me parece importante es que en el proceso de mejora de eficiencia del sistema sanitario estamos haciendo demasiado énfasis en la actividad y poco en el valor, lo cual me parece preocupante. Se ha medido la eficiencia de los sistemas por el volumen de actividad en vez de por los resultados y creo que es un enfoque equivocado..

Lea el debate completo

Comentarios