Iniciar sesión

Desplome en I+D hospitalaria

  • Todos
Por Joaquín García Guajardo hace 1754 días
El gasto cayó un 6,1% en 2011

 

Los gastos en I+D de los hospitales españoles cayeron en 2011 respecto al año anterior un 6,17 por ciento, hasta 871,2 millones.

Laura G. Ibañes   |  03/12/2012 00:00

 

 

Así queda reflejado en los datos que acaba de dar a conocer el INE y en los que se muestran desplomes de casi el 40 por ciento en autonomías como Asturias y del 30 por ciento en Andalucía.

Los fuertes recortes en la I+D hospitalaria han llegado como consecuencia de una reducción de los fondos públicos, en tanto los datos de la encuesta de I+D de Farmaindustria reflejan que los fondos privados invertidos por los laboratorios en los hospitales, lejos de descender el pasado año, crecieron en 10 millones, hasta los 470 millones en total. Muestra del fuerte descenso en las partidas públicas son las cifras del Instituto de Salud CarlosIII, que ilustran cómo el presupuesto de la Acción Estratégica de Salud, gestionado por el FIS, se desplomó un 35,2 por ciento en 2011 hasta 138,4 millones.

  • España tarda hasta 48 días más que otros países europeos en sortear las trabas burocráticas y reclutar el primer paciente parar poner en marcha un ensayo clínico

Con menos fondos públicos a disposición, la batalla se libra ahora en la captación de ensayos de los laboratorios y sólo los hospitales más competitivos, es decir, los que tarden menos en sortear las trabas burocráticas para ponerlos en marcha y los que capten más pacientes, serán capaces de hacerse con los fondos privados, que representan ya, por primera vez, algo más del 50 por ciento del dinero disponible para I+D hospitalaria.

Va mucho en juego y, sin embargo, son todavía pocos los hospitales que se han dado cuenta de esta nueva realidad que les obliga a competir. No en vano, las cifras del proyecto Best, que aglutina la información de todos los ensayos clínicos, muestran cómo el pasado año, pese a subir ligeramente la inversión privada, cayó el número de ensayos clínicos un 18 por ciento y el número de centros participantes un 26. Es decir, el dinero se está concentrando en menor número de ensayos y hospitales, los más competitivos. Y esta tendencia irá a más.

Así lo cree Amelia Martín, responsable del proyecto Best que explica que "la inversión en investigación clínica de los laboratorios se ha mantenido estable en los últimos cinco años. Pero hemos detectado que este último año ha caído el número de ensayos, como consecuencia de los primeros impactos de los reales decretos, y ha descendido también mucho el número de centros participantes". En su opinión, "esto nos explica que los laboratorios se están haciendo mucho más selectivos, que no están dispuestos a ofrecer los ensayos a cualquier centro y arriesgarse a que ese hospital tarde mucho en firmar los contratos o no termine de reclutar a los pacientes, que son los dos cuellos de botella que existen actualmente en España".

  • El número de ensayos bajó un 18%, y el de centros participantes, un 25%

Según Martín, "la investigación clínica se está concentrando en pocos centros, en los que mejor gestionan los ensayos; tan sólo 26 hospitales, en su mayoría de Madrid y Cataluña, concentran más del 50 por ciento de todas las inversiones". Martín se muestra optimista sobre el cambio de actitud de los hospitales: "Se están sensibilizando con esta cuestión y algunos de ellos están trabajando ya mucho para ser más eficientes ".

Peor que Europa
Con todo, España tarda todavía casi un mes más que otros países de la UE en conseguir poner en marcha un ensayo y se sitúa en un modesto puesto número quince en el ranking europeo de agilidad y eficiencia. Y eso, a ojos de Jesús Cubero, director de la Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Puerta de Hierro de Madrid deja clara cuál es la lección: "Hay que ser más eficientes para competir dentro y fuera, y el que no lo haga se quedará sin ensayos".

Cubero lo sabe bien.Lidera un ambicioso proyecto del Hospital Puerta de Hierro para mejorar la captación de ensayos. Según explica, "hace tres años vimos que el 80 por ciento de nuestros fondos para investigar venían del sector público y sólo el 20 por ciento del privado. Sabíamos lo que se nos venía encima por la reducción de fondos públicos y por eso nos pusimos a trabajar para mejorar. Tres años después, hemos duplicado el número de ensayos, hemos multiplicado por tres los fondos que captamos y el 60 por ciento de nuestros ingresos proceden de la industria y sólo el 40 son de fondos públicos".

"La clave -continúa Cubero- es sencilla y no ha requerido grandes inversiones: nos sentamos con los laboratorios y les preguntamos cuál era el problema, por qué no nos concedían ensayos, y nos explicaron que había tres problemas: la falta de certificaciones de calidad de los investigadores, el gran retraso en la firma de contratos y la falta de eficiencia en el reclutamiento de pacientes. Para solventarlo hicimos protocolos para firmar los contratos en sólo 10 días, en lugar de los 300 que tardan algunos hospitales.

Para conseguirlo contratamos a un equipo de cinco data manager que ayudan a cumplimentar los formularios a los investigadores. Para las certificaciones decidimos dar aquí cursos a los investigadores y, para el reclutamiento, hemos creado un buscador dentro de las historias que nos permite saber en 2 horas qué pacientes tenemos adecuados para el ensayo". Con estas medidas, "que no han requerido grandes inversiones hemos crecido mucho en fondos y otros centros deberían animarse a hacerlo".

Grupos cooperativos para investigar

Para ser competitivo en ensayos hay dos opciones: ser un gran centro terciario y de excelencia clínica o formar parte de una red de hospitales que trabajen en red, como el grupo Solti, dedicado a la investigación clínica del cáncer de mama. Solti, que lidera actualmente José Baselga, cuenta con una amplia red de centros en España y Portugal, un grupo de investigadores y profesionales para la gestión de los ensayos. Eva Ciruelos, coordinadora del comité científico de Solti y médico de la Unidad de Mama del Hospital 12 de Octubre de Madrid, explica que la industria está eligiendo muy bien a los hospitales a los que les encarga los ensayos clínicos porque con ello "se juega que un fármaco vaya bien o vaya mal". Los grupos cooperativos de hospitales son una tendencia pero, en el caso de Solti, las propuestas de ensayos provienen en un 50 por ciento de los propios médicos e investigadores; "los proyectos más revolucionarios suelen ser los de los clínicos del grupo". Solti no está notando un descenso de proyectos sino todo lo contrario: en 2013 espera mucha más actividad.