Iniciar sesión

Redarquia, nuevos vientos de colaboración

  • Todos
Por Joaquín García Guajardo hace 1845 días

 

Por Diego Martos el 31 agosto, 2012
 

Hola a todos, aquí estamos de nuevo tras las merecidas vacaciones. De verás que todo se ve más claro y amplio a la hora de escribir.

Bien, hoy os proponemos reflexionar sobre el impacto positivo que tiene colaborar y gestionar desde la redarquia, un término todavía inédito en los buscadores, conversaciones y ni que decir en la práctica.

Estamos ante el reto de que las empresas más tradicionales revisen su modelo más cerrado, oscuro y jerárquico (de arriba abajo) ante las nuevas perspectivas de apertura, colaboración y transparencia (de abajo arriba). Visión que no es un moda sino un hecho.

Afectadas estarán las empresas tradicionales que estén dirigidas por gestores con un enfoque actitudinal y cultural arcaico, bien por falta de conocimiento, experiencias y/o por miedo a lo desconocido. La era industrial y comentarios como “aquí lo hemos hecho siempre así” ya pasó con su escalabilidad y eficiencia.

Por supuesto no apostamos por el cambio radical sino una complementación con el modelo jerárquico. Es más, nosotros entendemos que los gestores de la organización también necesitan preservar la responsabilidad, la capacidad de decisión y rendición de cuentas. Digamos que sigue sin resolverse el asunto que relaciona la autonomía, libertad personal y la eficiencia organizativa. ¿Miedo a perder el control del poder?

Naturalmente la empresa y las circunstancias sociales y profesionales han cambiando por completo. Otros problemas que antes se resolvían con unos valores muy cuestionables hoy, vemos como emergen valores como la colaboración, el compromiso, la transparencia, la creatividad y la innovación. No son nuevos valores sino la necesidad de rescatar y complementar lo que funciona para la organización y no sólo para unos pocos.

Nosotros vemos y escuchamos en las formaciones como algunos directivos y resto de plantilla exponen sus ideas innovadoras con dificultad, andan desnortados por tanta jerarquía tradicional hasta el punto de dejar de intentarlo. Esto me recuerda a la metáfora del elefante que nunca intentará de adulto lo que se le grabó en la memoria de pequeño. ¿Pierde la empresa fuerza por falta de agilidad y flexibilidad?, ¿Deja de crear valor económico y social?

La redarquia está basado en relaciones de colaboración, asentadas en el valor añadido de las personas, la autenticidad y la confianza. En la practica cuando colaboras de igual a igual, tengas el cargo que tengas, genera un “buen rollo” de propuestas y soluciones que antes estaban escondidas sin saber donde dirigirlo. Cuando emerge desde abajo la tropa se sube la moral ella sola ¿Acaso hay algo más poderoso?

En la redarquia las relaciones son multidireccionales relacionándose de forma abierta y el trabajo se realiza de forma distribuida, aprovechando las conexiones entre los diferentes equipos y personas que generan valor. Todo lo contrario de la jerarquía que hace valer su poder para imponer su visión y relación de dependencia.

Se acabo del castigo judeo-cristiano basado en premios y castigos, por favor que ya somos mayorcitos y sabemos autogestionarnos!. Sí, sabemos que hay personas que están demasiado acostumbradas a que le digan lo que tiene que hacer aunque mejor es entrar en la era de las conversaciones claras, co-creación responsable y el reconocimiento de las personas que trabajan en proyectos de valor frente a los problemas complejos que realmente existen.

En Di Towanda todos formamos parte del problema en la misma medida en que formamos parte de la solución. Tenemos claro que buscamos la interacción permanente con los clientes, equipos y partner intentando que la transparencia y el  intercambio de información sean ingredientes fundamentales para la consecución de los objetivos compartidos. Sólo así aprendemos a ser mejores, crecer y así devolverlo con creces a nuestros clientes.

Nuevos retos de presente y futuro están deseando ser hechos reales. Hay mucho todavía por mejorar!